La Ley de Protección Animal se debe cumplir dentro y fuera de las ONGs

La Asociación Protectora Felina y Canina (FELCAN) nacía en el año 2002, pero no fue hasta 2009 cuando un grupo de voluntarios retomaron la idea con fuerza y la convirtieron en lo que es hoy, un referente dentro del mundo animalista. Las premisas principales de Felcan se centran en el rescate animal, pero no en el que todo vale, sino en el que la Ley de Protección animal se debe cumplir y respetar por todos los miembros de la sociedad, incluidas las propias ONGs que defienden los derechos de los animales.

Siguiendo sus objetivos, Felcan, en la actualidad, tiene dos líneas de trabajo. La primera de ellas, el rescate de los animales (perros y gatos) que dentro de sus posibilidades pueda. En esta ONG no primar el número rescatado sobre la calidad del rescate. Para los directivos y miembros de Felcan lo importante es trabajar en el perro o gato recogido tanto en el aspecto veterinario como en el de la etología o educación, para que una vez llegue a su nueva familia, los problemas de adaptación y de comportamiento sean los menos posibles.

Por ese motivo Felcan se mueve siempre en una cifra que ronda la treintena de animales, porque nada más son recogidos de la calle son llevados al veterinario donde son chipados, vacunados, analizados y castrados o esterilizados.

La segunda línea de actuación Felcan, la del futuro, es la construcción de un centro de recogida de animales abandonados. Para Felcan es muy importante diferenciar entre centro de recogida de animales y centros donde se almacena animales. El primero, vela por los derechos de éstos y por su calidad de vida, el segundo, lamentablemente lo que prima en la actualidad, es un exponente que se acerca al maltrato animal.

Oasis, que así se llamará el refugio de Felcan ya cuenta con todas las licencias pertinentes. Pueden verse en https://www.facebook.com/events/214325592098642/ o en nuestra web felcan.org La consecución de este centro es muy lenta, principalmente por el elevado coste económico con conlleva la realización del mismo por las exigencias impuestas por la Administración Pública. Felcan lleva ya 4 años desde que consiguió las licencias, y aunque parece que va lento, los logros han sido importantes, tales como la compra de la parcela (exigida por Ley) y el inicio de las obras.

Para conseguir ambos ámbitos de trabajo el de rescate y el de ahorro para el nuevo refugio es muy importante el trabajo del voluntariado y las diferentes campañas de captación de fondos.

Captación de fondos.

Uno de los principales problemas con los que se encuentra una asociación que trabaja por los derechos de los animales en la financiación. La subvenciones públicas, y más en la época de crisis que estamos, son casi nulas y la gente en general prefiere aportar a las causas humanitarias que a las animalistas. En muchas ocasiones se nos recrimina hasta que trabajemos por los animales con la cantidad de personas que hay necesitadas.

Aún así, afortunadamente tiene que haber gente para todo y la gente que trabaja por los derechos de los animales cada vez aumenta.

Para conseguir fondos se tiene por delante un importante reto y mucha imaginación. El día a día de una asociación como Felcan supone un desembolso importante de dinero ya que los animales abandonados, en la mayoría de las ocasiones se rescatan en condiciones deplorables.

El dinero, proviene del gran esfuerzo y la inventiva de iniciativas de los voluntarios. Se opta por los métodos tradicionales como la venta de rifas y loterías, pero también se organizan un sinfín de actos como mercadillos, tapeos, concierto y en el caso de Felcan, hasta un Record Guinness. Felcan es la entidad muncial que más perros ha concentrado en una sesión de etología. http://www.felcan.org/wp/categorias/7-eventos/8-record-guinness/

Pero, también hay una serie de ingresos fijos, que son aquellos que permiten tener una estabilidad de gasto. Principalmente son las donaciones de socios y de padrino en todas sus vertientes (padrino, padrino infantil y padrino animal). Ser socio o padrino, además de contribuir al día a día de la asociación, también reporta un grado mayor de implicación al tener derechos y deberes.

Voluntariado.

Pero hay un segundo escalón tan importante como la consecución de fondos, y es el de aquellos que ponen su tiempo para trabajar por los animales, son los voluntarios.

Felcan funciona 100% con trabajo voluntarios. Hoy por hoy no tiene personal remunerado. Por lo tanto la participación de un equipo de personas estable es imprescindible.

 

Como en todos los ámbitos hay personas más implicadas y otras que lo están menos, pero todas son igualmente necesarias para que la asociación siga adelante con éxito. Hay un trabajo estable y cotidiano que es el administrativo, aquel que se encarga de presentar instancias en las administraciones públicas, de realizar campañas de captación (de dinero, pero también de socios y voluntarios) y de un largo etcétera. También es muy importante el equipo que se encarga de los animales, en el caso de Felcan de estar en contacto con las casas de acogida, de estar al corriente del estado de salud de los perros y gatos y de los problemas que pueda ocasionar por si es necesaria la participación de un educador.

 

Al margen de estos dos grupos de voluntarios, que por sus resultados son los más importantes, hay otros grupos de trabajo que en su global son necesarios para llegar a todas partes. El grupo de seguimiento que vela por los animales que han sido de Felcan una vez están adoptados; el grupo de tapones que recauda fondos mediante la recolección de tapones; el grupo de eventos que es el que organiza todos los actos; el grupo de difusiones que se encarga de las redes sociales y de que los perros y gatos de felcan se vean por todos lados, etc.

 

Para una asociación como Felcan que no tiene refugio son vitales las casas de acogida, que es otra forma de voluntariado. Las casas de acogida son aquellas personas que acogen en su hogar un perro o gato y lo cuidan hasta que sale su familia adoptiva. En este aspecto cada protectora de animales funciona de una forma, en el caso de Felcan se cubre la totalidad de los gastos que ocasiona, porque la mayoría de nuestras casas de acogida o son gente sin recursos que nos ayuda mientras disfruta de un perro o gato que de otra forma no podría o son estudiantes que nos acogen nuestro animales mientras están en época de Universidad.

 

Concienciación

Pero el rescate no deja de ser el presente, y en Felcan se quiere trabajar también en el futuro. En un mundo utópico, lo ideal sería que asociaciones como Felcan no tuvieran que existir, porque el abandono y el maltrato animal no existiera.

Para llegar a este punto queda mucho trabajo por delante y muchas décadas que pasar. Pero es muy importante realizar campañas de concienciación. Felcan tiene su grupo educativo. Se trata de un pequeño número de voluntarios, la mayoría de ellos estudiantes de pedagogía o magisterio que ofrecen charlas en guarderías y en colegios.

La idea es formar a los más pequeños dentro del respeto de los animales y en contra del maltrato.

Se ofrecen también charlas en entidades de amas de casa y otros colectivos, pero lo importante es trabajar en los más pequeños para conseguir que en un futuro cercano el maltrato animal se repudiado como cualquier otro tipo de maltrato.

 

Rescate y adopciones.

El rescate animal es lo más importante dentro de una asociación como Felcan. Rescatar un animal no es hacerle una foto desde el coche o el balcón y pasárselo a una protectora para que haga algo. Rescatar a un animal supone trabajar por él, curar sus heridas (físicas y emocionales), darle un hogar (de momento provisional) y esforzarse por conseguirle ese hogar definitivo.

Por desgracia las protectoras de animales tienen, o deberían tener, un límite de rescate. Éste está prefijado por dos cosas muy importantes. Primero el espacio que se dispone en un refugio o por las casas de acogida. Se trata de rescatar animales y darles calidad de vida no meter 50 donde caben 10. El hacinamiento no es rescate es maltrato.

En segundo lugar e igual de importante los fondos. Se deben acoger tantos perros y gatos que sean posibles en función de los recursos económicos que se tiene. En Felcan se prefiere rescatar diez y darle las atenciones médicas y psicológicas que necesita que rescatar cuarenta y no poder proporcionarles lo necesario para tener una vida digna. No se trata de lujos, sino de una mínima calidad de vida.

Basadas en estas dos premisas, hoy por hoy Felcan se mueve en la treintena de animales. ¿Cómo son rescatados?. Normalmente condicionados a tener casas de acogida.

Felcan dispone de una lista de espera de entrada que sigue la pauta de entrada cronológica. Si nos llega un caso urgente, por animal enfermo, atropellado o cualquier motivo que destaque, automáticamente pasa a ser el primero de la lista.

 

Todo can o felino que entra en Felcan, lo primero que hace es pasar una revisión veterinaria y una vez llevado a su casa de acogida y pasado unos días, en los que se ha observado su comportamiento, si es necesario un educador canino se empieza a trabajar con él.

La idea es que cuando se vaya a su hogar definitivo el perro o gato haya olvidado los traumas vividos durante el abandono y pueda integrarse plenamente en su nuevo hogar.

No todos los adoptantes son aptos para Felcan. Hay que borrar la idea social de que si alguien se acerca a un refugio a adoptar es buena persona. Nada más lejos de la realidad. Por desgracia en apenas 7 años de trabajo intenso se ha visto de todo.

Por este motivo, cualquier adoptante antes de llevarse un animal de Felcan tiene que rellenar un cuestionario previo, pasar una entrevista telefónica y en muchas ocasiones hasta una visita al domicilio. Sólo así y si se considera apto podrá ser adoptante de Felcan.

Un perro o un gato que ha sido adoptado en Felcan está unido a Felcan de por vida. Por lo tanto tras la adopción recibirá llamadas de seguimiento y visitas al domicilio para garantizarnos que todo está de acuerdo a lo que exige la Ley de Protección Animal 4/94.